¡Bienvenidos!
Esta es la región Khannos
Toda una basta y amplia región donde se puede circular tranquilamente, y en paz. Actualmente, algunos pokémon legendario comenzaron a despertar de su largo sueño por una fuerza extraña que los provoca a surgir y causar destrucción.
¿Estas conectado?
Bienvenido Invitado
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Estación
Estamos en Otoño
Las hojas comienzan a caer, algunos arboles están cambiando su color y el clima se tiñe de colores anaranjados y rojizos. El frío es cada vez más fuerte, no estaría mal tomar un poco de té y disfrutar de como la brisa se lleva todo.
¿Quien esta en linea?
Los usuarios conectados del foro
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 38 el Sáb Abr 05, 2014 9:07 pm.
Ultimos temas
Aqui las ultimas respuestas
Últimos temas
» My princess is in another castle? (Reto Gimnasio)
Miér Jun 01, 2016 10:32 pm por @ Mr. Pokémon

» Vida, Mucha vida.
Mar Feb 03, 2015 10:20 am por Slaine

» Innocent Malice ♀♥♀ (AFILIACIÓN NORMAL)
Mar Ene 20, 2015 9:56 am por Afiliador

» Before the lights [Élite]
Dom Ene 04, 2015 9:33 pm por Afiliador

» # Bloody Rose {Elite}
Dom Ene 04, 2015 11:11 am por Afiliador

» Kagerou Rol Project {Afiliación Élite}
Vie Ene 02, 2015 3:38 pm por Afiliador

» Tienda Pokémon
Jue Ene 01, 2015 2:16 am por Amelia C. Rose

» Cierre de temas (continuación)
Miér Dic 31, 2014 6:14 am por Amelia C. Rose

¿Sabias qué...
Datos curiosos del foro

Reproductor
Escuchemos un poco de música

Khannos by Ren Akahoshi on Grooveshark
Creditos & Copyright
¡Muchas, muchas y muchas gracias!
Pokémon Khannos ha sido diseñado por el usuario y WM Shia Akatsuki. Las imágenes fueron tomadas de © zerochan. Prohibido la redistribución de códigos e imágenes del foro sin el previo permiso respectivo al Staff.

¡Muchas gracias a Our Source Code y a A Thousand Fireflies por los tutoriales y códigos brindados respectivamente, para dejar el foro como se encuentra en apariencia.

Personajes y conceptos de Pokémon no son propiedad del foro. Pokémon es perteneciente a Satoshi Tajiri y Nintendo.
  • ¡Bienvenidos a la Región de Khannos! Región donde la diversidad de Pokémon es variada y de escenarios bellos y coloridos. Todo en esta región se encuentra en harmonía, sin embargo, un nuevo poder comienza a aparecer entre las sombras, tratando de poder buscar el secreto que oculta esta región, y con ello, liberar un nuevo poder que devastaría el mundo entero, ¿Te atreves a buscar ese poder para el bien, o para el mal?
    Enlaces Rapidos
    Prueba
    Prueba
    Prueba
    Prueba
    Prueba
    Prueba
    Prueba
    Prueba
    Ultimas Noticias
    dd-mm-yr Hola, soy una noticia kawaii.
    dd-mm-yr Hola, soy una noticia kawaii.
    dd-mm-yr Hola, soy una noticia kawaii.
    dd-mm-yr Hola, soy una noticia kawaii.
  • Awards de Octubre
    Mejor personaje masculino
    Fulanito
    Perfil
    Mejor personaje femenino
    Fulanito
    Perfil
    El más kawaii del foro
    Fulanito
    Perfil
    El más badass del foro
    Fulanito
    Perfil
    El más sexy del foro
    Fulanito
    Perfil
    La pareja del Mes
    Fulanito
    Perfil
    Avatar o Firma del Mes
    Fulanito
    Perfil
    Usuario de Mes
    Fulanito
    Perfil
  • Staff Administrativo
    Nombre Cul
    Titulo otorgado
    Mensaje Privado
    Perfil
    Nombre Cul
    Titulo otorgado
    Mensaje Privado
    Perfil
    Nombre Cul
    Titulo otorgado
    Mensaje Privado
    Perfil
    Nombre Cul
    Titulo otorgado
    Mensaje Privado
    Perfil
    Nombre Cul
    Titulo otorgado
    Mensaje Privado
    Perfil
    Nombre Cul
    Titulo otorgado
    Mensaje Privado
    Perfil
    Nombre Cul
    Titulo otorgado
    Mensaje Privado
    Perfil
    Nombre Cul
    Titulo otorgado
    Mensaje Privado
    Perfil
FOROS HERMANOS
Amour Sucré
AFILIADOS ELITE
Crear foro South University Shinobi Wish Crear foro El ultimo cosmos Crear Human Desire Wings of Freedom Hidden Truth Painful Liberty Etherion Fairy Ratbag Punce .:Magatsu World:. Strange Land! Golden Age Road to Shinobi Psycho-Pass RPG Fairy Tail Chronicles Psycho-Pass RPG Academia Sora

El agua es la única testigo. {Privado Sapphire}

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El agua es la única testigo. {Privado Sapphire}

Mensaje por Ruby Shirayuki el Sáb Jun 14, 2014 11:47 am

Un largo viaje habían emprendido desde que durmieron juntos en aquella ciudad, luego de ser víctimas de aquella pesadilla en el interior de esa mansión abandonada. Luego de salir de la oscuridad que gobernaba en aquel lugar, se juró a si mismo que nunca más regresaría a la misma, salvo que tenga una buena razón para hacerlo. Para la suerte de ambos, aquel centro pokemon les brindó todo lo que necesitaban en ese momento. Una cama para poder descansar, ropa para poder secar la propia y el alimento que sus estómagos pedían a gritos. Cuando los rayos del sol hicieron presencia en el horizonte, ambos partieron de aquella ciudad juntos, como se habían prometido. Tomados de la mano, como los dos enamorados que eran. Uno al lado del otro, sin saber hacía donde ir o que ruta tomar. No era algo que al castaño le importara mientras estuviera al lado de ella. Además, cualquier lugar sería mejor que la ciudad en donde acababan de estar, de eso no había duda alguna. Y luego de que ambos dieran aquel paso y sus labios se unieran, el muchacho deseaba llegar a un lugar en donde los dos pudieran pasar un momento especial.

Cual puede ser el lugar ideal para que dos personas enamoradas estén juntas. Un bosque, una ciudad con todos los lujos, una playa… O un muelle. Todas las opciones parecían tener cosas positivas y negativas en la mente del castaño y al final, el resultado perfecto fue el lugar a donde llegaron luego de caminar varios días, tomando descansos cada cierto tiempo, comiendo la comida que le habían regalado en aquel centro pokemon y durmiendo uno al lado del otro en cualquier parte cómoda que encontraban. Una ciudad completamente rodeada por el agua cristalina, cuyo azul marino se veía reflejado por el hermoso color del firmamento. Un aire cálido, el murmullo típico de las ciudades y el aroma a agua salada que se percibía en el ambiente. Comparada con la ciudad en la que habían estado antes, aquel lugar era el mismísimo cielo. Y qué mejor que un muelle para estar a solas con aquella muchacha. Aunque claro, hasta entonces era una sorpresa.

Preparativos, compras, ideas que se dibujaban en la mente del muchacho a cada instante. Pero para cada una de ellas necesitaba alejarse un par de horas de Sapphire, no quería que la sorpresa fuera arruinada por estar junto a ella ni que sospechara absolutamente nada. La idea había sido buscar nuevamente un centro pokemon en donde poder quedarse, pero el castaño no deseaba esto. Prefería alojarse en un hotel aquella noche, cuya comida sea digna de un rey para ella. Y además, mientras más cerca este el mismo del centro de aquella ciudad, más tiempo tendría él para preparar todo. Después de todo, había una gran variedad de recreación que se podía admirar en aquel lugar. Seguramente existían pokemon que hasta ahora ninguno de los dos había visto. Solo esperaba que los mismos no aparecieran en el momento en que él estuviera realizando los preparativos. Para estos últimos no solo necesitaría tiempo, si no también algunas manos extras.

Una gran edificación fue el hotel que el castaño encontró para poder pasar la noche. No importaba que el mismo fuera costoso, tenía el dinero suficiente para pagarlo. Aunque no lo estuviera en efectivo, las tarjetas de sus padres, la herencia de su abuelo… Todo le ayudaba a cubrir los gastos que deseara cubrir. La altura de la edificación era admirable, se asemejaba a esos rascacielos que se encuentran en las grandes ciudades y que no parecen tener un fin alguno. En su interior, la principal fuente de decoración era el agua. Fuentes, cascadas que no se sabía en donde iniciaban, si eran naturales o artificiales. Se podían apreciar algunos pokemon de este tipo, jugando entre las distintas fuentes que había, cada una con una imagen diferente como también un tamaño distinto. Luego de que le entregaran la habitación, ubicada quizás en el mejor lugar de aquel hotel, con una vista perfecta hacía el mar, el muchacho dejó sus cosas y se despidió, con un cálido beso en los labios, de su amada. Le dejaría la tarde libre para ella, podría comprar lo que deseara y él, ya tenía su tarde ocupada en lo que deseaba preparar.

Nunca pensó que preparar algo lindo para una mujer pudiera tomar tanto tiempo, aunque debía darle las gracias a los numerosos impedimentos que había tenido. El obsequió no quedó como lo tenía en mente. Decorar todo el muelle para ella sola había sido una idea un tanto exagerada y no podría lograrlo en un simple día. Pero el regalo no estaba arruinado del todo, le había comprado lo que deseaba comprarle y ahora solo restaba volver al hotel y llevarla hasta aquel lugar. La noche estaba por caer, la tarde se había pasado sumamente rápido pero de igual manera le había extrañado. Estar separado de ella no era algo fácil de sobrellevar, cuando ya se había acostumbrado a la calidez de su cuerpo y la seguridad que le transmitía. Llegó al hotel cuando los últimos rayos del sol comenzaban a despedirse del firmamento. Subió en el ascensor hasta llegar al piso en donde estaba la habitación e ingresó en la misma, volviendo a ver con sus ojos la belleza de su compañera. – Ven… tengo algo que enseñarte. – Comentó antes de caminar hacía ella y rodear su cintura con sus brazos. Brindó un suave y corto beso a sus labios y se quedó en silencio unos segundos. - ¿Confías en mi? – Preguntó, puesto que para que el regalo fuera una sorpresa, deseaba llevarla con sus ojos vendados hasta el muelle. Con impaciencia esperó su respuesta.

_________________


Ruby Shirayuki
Entrenador

Entrenador

Mensajes : 283
Fecha de inscripción : 26/05/2014
Edad : 29
Localización : En algún lugar junto a Sapphi

Volver arriba Ir abajo

Re: El agua es la única testigo. {Privado Sapphire}

Mensaje por Sapphire el Lun Jun 16, 2014 4:41 pm

El sol se ocultaba en el horizonte junto al clima que poco a poco comenzaba a disminuir de temperatura al desvanecerse casi por completo la única fuente de calor que mantenía aquel paisaje durante el día. Con mi compañera caminábamos de regreso por entre el sendero que visiblemente se dibujaba en el camino y el cual llevaba a la única gran edificación que aquel muelle poseía, viendo como de a poco comenzaba a iluminarse los alrededores gracias a los distintos postes de luz instalados a cada cierta distancia como para dejar ver con mayor facilidad hacia donde uno se dirigía, a la vez que distintos puestos con diferentes atractivos para los turistas comenzaban a generar su propia luz para mantener en pie su negocio en la noche, posiblemente al tener más clientela a esas horas. Aquello junto con la vista del cielo enrojecido le daba un cierto encanto que no pasaba desapercibido por nadie y que de cierta manera daba una imagen algo romántica. Imagen que rápidamente intente sacar sacudiendo mi cabeza al volver aquellos recuerdos del momento que compartimos en la mansión y sobre todo del primer beso que nos habíamos dado y que pese a no conocernos del todo había crecido un lazo singular entre los dos en tan solo cosas de días, que hacia extrañar su compañía en el momento de no estar junto a este. Mas estos pensamientos fueron rápidamente desvanecidos al sentir una mano apoyada en mi hombro que hizo que girase en dirección hacia la misma encontrándome finalmente con el rostro preocupado de Blaziken, quien percatándose al no moverme por varios segundos de mi misma posición al estar hundida en mis recuerdos, hice que esta se preocupase al pensar que ocurría algo. Negué con la cabeza intentando tranquilizarla, sin embargo al separar su garra de mi hombro pude sentir que al igual que como me encontraba, esta permanecía igual de mojada, haciendo que desviase la mirada hacia mi ropa que aún continuaba humedecida por la pequeña excursión al mar que habíamos realizado hace solo unas pocas horas atrás en el día. Haciéndole un ademan con mis manos comencé a correr en dirección hacia el hotel apurando un poco el paso al pensar que Ruby se enojaría si me viese en aquel estado y esperando a que este aun no hubiese llegado, dándome tiempo para cambiarme.

Abrí levemente la puerta, asomando solo la cabeza para ver si había llegado, más  al no ver luz en el interior ingrese rápidamente en esta junto con Blaziken quien me seguía por detrás sin perderme el rastro. Al entrar note por la ventana la cual daba hacia el mar, que ya casi oscurecía, por ello apresurándome un poco al saber que pronto llegaría, me desvestí rápidamente para pasarle la ropa a mi compañera quien en cosa de segundos logro poder secarlas. Más al sentir que algo se acercaba tome de estas sin dejar que se secaran en su totalidad dejándolas algo húmedas al contacto, pero de igual forma agradeciéndole y regresando de esta a su Pokeball para que pudiese descansar por la noche. Regresándome al quedar sola nuevamente me dirigí a la sala, donde al escuchar la puerta me encontré con este quien al entrar redujo la distancia entre ambos  dando un corto pero tierno beso que junto con sus manos en mi cintura, logro generar un leve sonrojo en mi rostro al aun no acostumbrarme por completo a estas acciones. -¿Qué sucede?- Correspondiendo a tales gestos, apoye mis manos sobre las suyas entrelazándolas al ver que se había quedado en silencio por unos breves segundos tras sus palabras, esperando a lo que se refería con estas. Sin embargo aquel silencio no duro demasiado al hacer una última pregunta como respuesta a la mía y la cual esta vez me toco quedarme en un breve silencio antes de contestarla. Le mire algo dudosa al presentir que planeaba algo en el fondo, por ello había desaparecido casi todo el día dejándome a disposición de mi tiempo. Aun así, con lo poco que habíamos pasado, no creía que sería capaz de causar daño alguno, si no ya lo hubiese hecho, también aquel extraño sentimiento no me dejaba dudar de sus palabras, por ello dirigiéndole una sonrisa asentí a su pregunta pese a no saber a lo que se refería con ellas.

_________________

Sapphire
Entrenador

Entrenador

Mensajes : 432
Fecha de inscripción : 24/02/2014
Edad : 19
Localización : Umm ... Here ! -Apunta un lugar aleatorio en el mapa- (?)

Volver arriba Ir abajo

Re: El agua es la única testigo. {Privado Sapphire}

Mensaje por Ruby Shirayuki el Lun Jun 16, 2014 5:42 pm

Estaba emocionado y seguramente se notaba en su mirada. Había estado toda la tarde preparando la sorpresa que deseaba darle a la muchacha y le hubiera salido perfecto si no hubiera tenido aquellos percances durante la misma. Pero los mismos no importaban ya, por suerte todo había salido bien y tendría el resto de la noche para disfrutar junto a la persona, que día a día estaba cambiando la forma de comportarse del joven. Aunque pocas veces brindaba la misma muestra de afecto que él constantemente intentaba darle, siempre estaba esa calidez y seguridad que transmitía para reconfortar al muchacho, quien solamente se conformaba con poder tenerla a su lado de ahora en más. Y pensar que se habían conocido hace aproximadamente una semana, en aquella vivienda abandonada en donde les habían atormentado aquellos pokemon. Aquella ciudad oscura era como el inicio de su historia. Una historia… ¿De amor?.

Sus manos mantenían apretadas las manos de ella, entrelazadas a las mismas. Le había extrañado y no podía negárselo. Había estado la mayor parte del tiempo pensando en ella, en si estaría bien y en si le gustaría el obsequio que le había conseguido. Estaba seguro que sí… O eso esperaba. De todas formas, no deseaba pensar nada negativo en esos momentos y además le era imposible hacerlo, si frente a él estaba la mujer que deseaba amar en todo momento. Pudo notar la confusión en sus ojos cuando mencionó aquella pregunta. Lo comprendía. Estaba sobre exaltado y era más que evidente que algo planeaba. Siempre se comportaba de una forma tranquila y un tanto fría, dejando de lado claro los momentos en que le brindaba afecto. Era un poco raro que ella lo viera tan animado en esos momentos y seguramente eso era lo que la había confundido. – Lo siento… - Se disculpó, más no quiso profundizar las disculpas. No quería dar ninguna pista de lo que tenía planeado para ella. Sonrió cálidamente en el instante en que observó la respuesta a su pregunta, aquella hermosa sonrisa en los labios de ella y la afirmación con un movimiento de su cabeza.

Retiro lentamente el pañuelo que llevaba atado a su cuello. Se ubicó detrás de ella y envolvió sus ojos con el mismo. – No te preocupes, es una sorpresa – Susurró cerca de su oído, para que supiera que no era nada malo, solo que no deseaba que viera la misma antes de tiempo. Abrochó con suavidad el nudo en su nuca, para que el mismo no estuviera ni muy ajustado ni muy suelto. Sus manos descendieron aventureras por el cuerpo de ella, brindando cálidas caricias a sus brazos y se detuvieron en su cintura, lugar en donde se alojaron con extremada suavidad. Se apegó a su cuerpo y comenzó a caminar junto a ella, sosteniéndola de la cintura y también de uno de sus brazos. Su mano danzó por el mismo hasta encontrarse con la de ella y luego de encontrarla, ambas se unieron. Bajaron juntos por el ascensor y luego, juntos salieron de aquel hotel. En la calle todos le observaban extrañado pero a él no le interesaba. Era su momento especial junto a ella. – Es cerca… - Susurró nuevamente cerca de su oído sin dejar de caminar lentamente, para evitar que tropezara. Aunque en todo momento él era su guía y no dejaría que eso ocurriera.

Llegaron al muelle en cuestión de minutos. Detuvo su caminar en el mirador donde había estado en la tarde y en donde había luchado contra aquel pokemon. Sus dos manos tomaron los brazos de ella y los alzaron para que sus manos quedaran a la altura de sus hombros. Su mentón se recostó en el hombro de ella y su mirada se posó en el firmamento, decorado con los matices carmesí de la noche. La briza refrescante acariciaba las mejillas de ambos, mientras el silencio otorgaba una paz gratificante. – Espera un segundo, no mires aún – Susurró nuevamente en su oído, mientras se apartaba unos pocos metros de ella y buscaba en aquella baldosa destruida por el combate, el regalo que había ocultado. La pequeña cajita acompañada de una más grande y aquel papel escrito con su propia letra, a las apuradas en un desespero por volver aquel regalo algo especial. Rodeo el abdomen de ella con sus brazos brindando una suave caricia al mismo y volvió a ubicar su mentón en el hombro ajeno. – Ya… puedes mirar – Mencionó, esperando que abriera sus ojos y viera el regalo. La cajita más pequeña era la más importante, con esos dos anillos de compromiso. La cajita más grande era para que ambos compartieran luego de que viera el primer regalo, chocolates. Y el papel escrito… era lo que él no podía decir con sus palabras. “¿Quieres ser mi novia?”.

_________________


Ruby Shirayuki
Entrenador

Entrenador

Mensajes : 283
Fecha de inscripción : 26/05/2014
Edad : 29
Localización : En algún lugar junto a Sapphi

Volver arriba Ir abajo

Re: El agua es la única testigo. {Privado Sapphire}

Mensaje por Sapphire el Lun Jun 16, 2014 9:07 pm

Algo no estaba bien, lo supuse al ver su rostro emocionado igual a tal niño pequeño como si hubiese hecho alguna travesura recientemente y la cual pocas por no decir casi nunca, había demostrado el corto tiempo que hemos estado juntos viajando. Cualquiera ante este cambio de personalidad desconfiaría de sus palabras, nadie se demuestra así de exaltado por nada, más el solo verle a los ojos con aquella sonrisa esbozada en su rostro hacia que aquella calidez brotase nuevamente en mi pecho, sin darme opción alguna de sospechar de este y que a su vez hacia brotar cierta curiosidad al querer saber qué era lo que tanto anhelaba mostrarme como para haberse tomado todo el día y de por si mantenerlo como si fuera un secreto.- ¿A qué viene la pregunta?- Apreté con mayor fuerza ambas manos, mas sin causarle daño al ver que su sonrisa aumentaba con mi afirmación y que generaba cierta intriga al mantener aquel suspenso tanto en sus palabras como en sus acciones.  

Sin quitarle la vista observe en silencio como se soltaba tanto del abrazo como de ambas manos tomadas, dejándome aún más confundida al ver que retiraba de un pañuelo que traía consigo y el cual tomaba entre sus manos. Arqueando una ceja me disponía a preguntarle qué era lo que se tramaba, más antes que pudiera, este se ubicó detrás de mí intentando poner aquella tela sobre mis ojos sin previo aviso. -¿Q-que haces?- Antes que si quiera pudiese cubrirlos gire mi cabeza hacia este anteponiendo una de mis manos para impedir que pudiese si quiera colocarlo encima, menos si no recibía una explicación para la misma. Y como si hubiese leído mis pensamientos, este se acercó susurrando suavemente en mi oído haciendo que un leve estremecimiento surgiese en mi cuerpo por la cercanía y al sentir tan próxima la respiración del contrario, luchando para evitar que otro sonrojo se hiciese notorio en mi rostro. Trague saliva intentando relajarme, más me era imposible al sentir que este seguía a mis espaldas apretando de aquel pañuelo, el cual me dejaba sin posibilidades de poder ver, dando cierta sensación de ahogo que hacia inconscientemente poner ambas de mis manos sobre el pañuelo para retirarlo, sin embargo al pensar que aquello arruinaría el ánimo de mi contrario, nuevamente bajaba de ambas para dejar que este hiciese lo que suponía debía ser parte de su sorpresa. Cosa que comenzaba a resultarme cada vez más difícil, y menos ayudaba que este comenzara a bajar ambas manos recorriendo mi cuerpo con suaves caricias generando la misma sensación que antes, mas esta vez dándole una pequeña palmada a una de estas junto con un gruñido como advertencia a que no se sobrepasara.  

Pese a la confusión de antes, al encontrarme en aquella condición deje que este me guiase por el camino sintiendo como de vez en cuando me apegaba más a su cuerpo como intentando prevenir que ocurriese algún accidente, al comenzar a salir de la habitación para dirigirnos al exterior del hotel. Cosa que resultaba cada vez más notorio al percibir en el aire los mismos sonidos, junto aquella brisa en el aire que golpeaba bruscamente al no haber traído abrigo alguno como para protegernos de este. Sin embargo aquella sensación rápidamente desapareció al sentir como este nuevamente susurraba en mi oído para anunciar que nos encontrábamos un tanto más cerca, haciendo que me aferrase más de su abrazo al sentirme algo nerviosa ante tal apego.

-¿Falta mucho?- No sabía cuánto tiempo había pasado pero ya comenzaba a molestar la sensación de no poder ver nada alrededor y más al sentir en el aire el aumento de aquel aroma característico del mar y que las pisadas en el pavimento habían sido cambiadas por el sonido de tablillas bajo los zapatos, pensando en que quizás ya nos encontrábamos lejos de donde alojábamos al no haber recorrido alguna parte similar a la que creía estar. Ante esto iba a insistir en realizar la misma pregunta, más al sentir que este apoyaba ambos de mis brazos sobre lo que suponía eran sus hombros y que a la vez apoyaba su mentón en el mío, me quede en silencio sintiendo como mis palpitaciones aumentaban al igual que el color en mi rostro, percatándome que este soltaba del pañuelo atado alrededor de mis ojos mientras tomaba cierta distancia de donde me encontraba, más antes que si quiera pudiese abrirlos los mantuve cerrados ante sus últimas palabras.-Enserio …¿Por cuánto tiempo más tengo que estar así?.- Suspire algo irritada pero manteniendo cerrado ambos ojos. Sin embargo al escuchar que ya podía abrirlos, lentamente mire los alrededores sobando con mis manos mis ojos ante la luminosidad del lugar dada por aquellos postes, percatándome que nos encontrábamos en uno de los muelles del puerto el cual iba en dirección contraria a la que yo me había dirigido en el día. Sin embargo pese a lo bello del paisaje, mi vista nuevamente se enfocó en Ruby quien mantenía aquel abrazo y observándome expectante mientras alzaba de dos cajitas de distintos tamaños junto a una nota encima sin decir nada al respecto.

–Me quieres matar del suspenso ¿No?- Al no ver reacción alguna, tome lo primero que tenía a mano que era la nota junto a la cajita pequeña, la cual con cierta curiosidad abrí lentamente esta última, ahogando un leve grito mientras me apoyaba más en el pecho del otro alzando mi mirada en busca de una respuesta. Sin embargo al ver ambos anillos, con manos temblorosas abrí la nota que permanecía cerrada sospechando lo que quería decir aquel obsequio. ¿Quieres ser mi novia? Aquellas palabras resonaron en mi mente mientras las leía una y otra vez pensando que solo había sido mi imaginación, mas al leerla incontable veces supuse finalmente a que se trataba tal suspenso. Suspire pesado intentando reponerme de tal sorpresa y sin soltar la cajita de mi mano, me voltee hacia este mirándole seriamente más sin desaparecer aquel sonrojo.-N-no…No te daré una respuesta.- Tome de su mano libre sin soltar el papel que permanecía en mi mano. –No de esta forma...M-me gustaría escucharlo viniendo de ti.- Desvié la mirada sin soltar de su mano, para que entendiese que no significaba un rechazo, mas era una forma de comprobar que aquello de verdad estaba sucediendo.

_________________

Sapphire
Entrenador

Entrenador

Mensajes : 432
Fecha de inscripción : 24/02/2014
Edad : 19
Localización : Umm ... Here ! -Apunta un lugar aleatorio en el mapa- (?)

Volver arriba Ir abajo

Re: El agua es la única testigo. {Privado Sapphire}

Mensaje por Ruby Shirayuki el Lun Jun 16, 2014 10:03 pm

¿Cuáles son los sentimientos que tiene una persona luego de una declaración? Ese nerviosismo, esa sensación de agobio en el pecho, que te asfixia, te obliga a ser impaciente, a querer escuchar una aceptación de inmediato. Y también esta ese miedo, esa inseguridad que nace segundos después que mencionas aquellas palabras, ese temor a ser rechazado, a arruinar una amistad por el sentimiento que nace en el interior. Muchas veces era algo hermoso, quizás siempre lo era, pero también era algo doloroso. No siempre el sentimiento era correspondido. Y quien no desea una respuesta inmediata cuando menciona aquellas palabras, nadie desea esperar que la otra persona piense ni analice la situación. Cuando esto último sucede, el tiempo se vuelve el peor enemigo y simples segundos parecen ser largas horas. Allí estaba él, quien por la dificultad que tenía para decir aquellas palabras las había impregnado con tinta en un papel, esperando que eso sea suficiente para que ella entendiera lo que deseaba, cuanto la deseaba y como la deseaba. Seguramente se había entendido, pero al parecer no era suficiente. ¡Por dios!... Esos latidos, esos inquietantes latidos en el corazón de Ruby y ese silencio que se hacía eterno.

Esa seriedad en sus ojos heló el corazón del muchacho. No esperaba que la misma se apoderara de su semblante, deseaba imaginarla con una sonrisa de alegría en sus labios, con lágrimas contenidas en sus orbes y finalizar con un beso próximo, decorado por los matices carmesí del firmamento y las brizas de viento acariciando sus cuerpos. Pero no, seriedad fue lo que encontró en aquella mirada. Seriedad que hicieron que su ansiedad fuera eliminada. Su mente divagó en las posibles respuestas que le daría y todas daban el mismo resultado. La peor pesadilla que podía experimentar un enamorado que acababa de declarar su amor a la princesa más bella de su corazón. Desvió la mirada, no quería mirarle los ojos cuando dijera lo que pensó que diría. Si, la mente de los hombres muchas veces puede viajar y perderse, a veces en el pesimismo como era el caso de Ruby, quien incluso comenzaba a arrepentirse de haberse precipitado de esa manera. Sintió como tomaba su mano, pensó en soltar la misma. Por extraño que fuera… En ese momento tenía deseos de salir de allí, correr  y perderse en la nada, llorar quizás.

¿Cómo puede sentirse un hombre que se declara si la primer palabra que escucha como respuesta es un no? Le dolió, pero contuvo las lágrimas porque las palabras de su doncella aún no terminaban. Uno al frente del otro, tomados de la mano como si se estuvieran despidiendo, como si la escena romántica hubiera sido eliminada de la película. “No te daré una respuesta”. El pesimismo que había invadido su mente y logrado que sus ojos se iluminaran por las lágrimas se transformó en una confusión extraña. ¿Tenía a alguien más? ¿Era muy pronto? Quizás lo segunda pregunta podía tener su respuesta. Tan solo habían estado viajando juntos una semana, solo se habían dado su primer beso, tal vez él estaba confundiendo las cosas… Cuantas películas pueden pasar por la mente de una persona en esos momentos y ser simples pensamientos sin fundamentos. El alma volvió a su cuerpo cuando escuchó las palabras de ella. Aquella nota no había sido suficiente, pero no le estaba reprochando, le estaba pidiendo que él se lo dijera. Aunque fue una buena respuesta, las lágrimas rompieron la prisión que las contenía en los ojos del joven y una de ellas se escapó, acariciando con su frialdad la mejilla del muchacho.

Una briza de viento acarició nuevamente el cuerpo de ambos mientras los dedos de su mano acariciaban la mano de la contraria con suavidad, danzando hasta que lograron entrelazarse a la misma. Su otra mano se elevó desde la cintura de ella hasta llegar a su brazo, acarició el mismo hasta encontrarse con su mano y por último, con aquel papel que había escrito. Tomó el mismo y lo liberó de la prisión que la mano de la contraria le imponía. Dejó que el viento se lo llevara, después de todo que importaba, si eran simples palabras redactadas. Al igual que en aquella morada abandonada, la frente del muchacho se posó sobre la frente de su enamorada. Su nariz besó la ajena, como si ambas fueran sus labios. Las lágrimas acariciaban constantemente las mejillas del muchacho, mientras sus manos danzantes se apoderaban del rostro de ella. Rodeó su cuello, acarició sus mejillas, se acercó a sus labios como en aquel momento en que dio su primer beso. - ¿Quieres?... – Como le costaba, mencionar aquellas palabras que se entrecruzaban mientras su voz se entrecortaba. Estúpidos nervios, estúpida timidez, estúpidos deseos de querer besarla sin más, dejarse llevar por aquel expectante paisaje. Después de todo, el agua era la única testigo. Tomó valor, valor que no poseía pero que adquirió en ese momento. Debía decirlo, no tenía otra opción, no podía volver atrás y tampoco deseaba hacerlo. La quería a ella. - ¿Quieres ser mi novia, Sapphi? – Preguntó finalmente, en un tono ahogado de voz por la pena mientras sus ojos carmesí se cerraron y sus labios, a los de ella se acercaron.

_________________


Ruby Shirayuki
Entrenador

Entrenador

Mensajes : 283
Fecha de inscripción : 26/05/2014
Edad : 29
Localización : En algún lugar junto a Sapphi

Volver arriba Ir abajo

Re: El agua es la única testigo. {Privado Sapphire}

Mensaje por Sapphire el Mar Jun 17, 2014 12:08 pm

No esperaba a que este me respondiera de forma inmediata pero Arceus como odiaba aquel intrigante silencio que se apodero de aquel momento al quedar ambos sin decir palabra alguna por varios segundos sumidos cada uno en sus propios pensamientos, como marcados por aquellas palabras que a pesar de no ser una negativa a su propuesta, tampoco decían ni manifestaban demasiado lo que quería expresar en ellas. ¿Me habría equivocado? Nunca antes experimente una situación igual en mi vida ni tampoco sabía cómo reaccionar ante esta, mas solo quería que aquellas palabras escritas fuesen no solo leídas si no escuchadas por mis oídos para no creer que aquello era un simple malentendido. Mire mi mano la cual sostenía la del contrario notando que aquella unión solo era mantenida por la mía entrelazada sobre la suya, aferrando con más fuerza a la de este como en un intento desesperado de mantenerse junto a él, al creer que había malinterpretado mis palabras y que este se marcharía en cualquier momento.

Aquella sensación solo empeoro al ver que su rostro permanecía desviado como si no quisiese estar en ese lugar, pese a mis intentos de observarle fijamente esperando a que este hiciese lo mismo, mas sin obtener resultado alguno. Ante esto una fuerte opresión en mi pecho hizo que bajase la mirada, intentando controlar aquella tristeza que comenzaba hacerse presente remplazando a la anterior calidez del momento, y que mordiéndome el labio inferior intentaba controlar de las lágrimas que se asomaban alrededor de mis ojos. No iba a llorar, no lo haría, no era alguien débil como para permitir aquello y menos lo demostraría en esta situación. Sin embargo era mucho más fácil decirlo que hacerlo, ya que pese a mis pensamientos de igual forma una pequeña lagrima rodo por mi mejilla, la cual rápidamente con la muñeca de mi mano que aun traía la cajita, limpie de esta mientras seguía suprimiendo la caída de otra.

Levante nuevamente mi mirada hacia Ruby percatándome que este a su vez también buscaba con sus orbes carmesí la mía, notando que su semblante como en la habitación del hotel había cambiado, mas esta vez se notaba cierta tristeza en sus ojos vidriosos y a su vez algo de nerviosismo en ellos. Extrañada por aquel comportamiento le observe en silencio, mas al sentir nuevamente sus caricias no pude evitar sonreír levemente enfocando mi vista hacia mi mano la cual libero de aquel papel que permanecía estrujado entre aquel agarre y que producto de la brisa que se levantó en el momento, este voló en dirección hacia donde aquella se dirigía. Mas mi atención rápidamente se volvió hacia el al sentir su mano en mi mejilla, mientras como la vez pasada en la mansión reducía el espacio entre ambos apegándome más hacia este, despejando con mi mano libre de su rostro el rastro de una pequeña lagrima que permanecía en su mejilla. Sus labios permanecían a casi nada de distancia, sintiendo más próxima la respiración del contrario, sin embargo al escucharle hablar nuevamente intente concentrarme para no perderme en el momento y el cual esperaba escuchar aquellas palabras las cuales en si había insistido en que las pronunciase. Probablemente había sido algo exigente, al menos eso creía al ver como se le dificultaba el poder hablar en esos momentos, mas antes que pudiese intervenir este logro su pregunta con una voz algo desfigurada por el nerviosismo mismo y que sin posibilidades de dejarme contestar enseguida, este disminuyo la distancia uniendo sus labios con los míos. Correspondiendo a tal gesto, cerré al contacto ambos de mis ojos, profundizando un poco el beso solté tanto de su mano como de su mejilla para apoyar ambas alrededor de su cuello, aferrándome más a este sintiendo aquel sabor salado producto de las lágrimas en aquellos labios carnosos. Quería que entendiese no solo con palabras si no con aquel gesto a lo que sentía por este en el momento que había mencionado su pregunta. Pese a querer mantener aquella sensación, el aire comenzaba hacerse falta, por ello abriendo levemente los ojos separe mis labios de los suyos, mas manteniendo aquella corta distancia, apoyando mi frente con la suya sin dejar de abrazarle alrededor del cuello.

Me quede en silencio unos segundos observándole fijamente a los ojos, intentando controlar tanto la respiración como el sonrojo de mi rostro, sintiendo de aquella calidez que el simple contacto del contrario producía en mi cuerpo y que de cierta forma traía una cierta sensación de protección que solo él podía brindarme. – Si, me gustaría.- Aun así al no saber lo que pensaba, tampoco quería crear una nueva confusión, por ello decidí expresarlo en palabras que pese a ser murmuradas casi como susurro supuse que por la distancia este entendería de ellas. Sin embargo al percatarme de lo que había dicho nuevamente el nerviosismo al estar cerca de este, hizo que le soltase del cuello y le abrazase alrededor de la cintura apoyando mi cabeza en su pecho como si aquella confianza hubiese desaparecido, ocultando mi rostro en este.

_________________

Sapphire
Entrenador

Entrenador

Mensajes : 432
Fecha de inscripción : 24/02/2014
Edad : 19
Localización : Umm ... Here ! -Apunta un lugar aleatorio en el mapa- (?)

Volver arriba Ir abajo

Re: El agua es la única testigo. {Privado Sapphire}

Mensaje por Ruby Shirayuki el Mar Jun 17, 2014 2:53 pm

Habían estado juntos una semana, solo una semana había pasado desde que se conocieron en aquella mansión abandonada. Sin embargo para él, esa semana había sido el tiempo más hermoso que había compartido con una persona. La tranquilidad que aquella mujer le brindaba en todo momento, la seguridad y el cariño que sentía por parte de ella, a su lado se sentía completo. Nunca antes había sentido cosas como aquellas, nunca había dejado que una persona se acercara a él por miedo de que la misma le lastimara. Se había transformado en un joven solitario y dependiente de si mismo desde que su abuelo había muerto. No confiaba en las personas, solamente confiaba en sus compañeros. Aquellas criaturas de corazón puro que siempre le acompañaban, vaya donde vaya, pase lo que pase, decida lo que decida. Para él las personas no eran dignas de confianza. Incluso su abuelo había roto una promesa, esa promesa de que siempre estaría a su lado. Su muerte lo hizo partir y no la cumplió y cegado en la rebeldía, no aceptaba que era el destino de todas las personas. Para él, aquel hombre le había fracasado. Se había jurado a sí mismo no volver a forjar lazos con una persona, llegar hasta lo más alto por sus propios medios sin afirmarse en el hombro de nadie. Pero la conoció a ella y allí estaba, sumamente enamorado.  

Todo de ella le atraía, su cuerpo, su cabello, sus ojos, el aroma de su piel, su forma de ser, su timidez, sus sonrojos, su sonrisa… Desde que la había conocido no hubo una sola cosa que le disgustara, dejando de lado claro el momento en que le soltó la mano y lo dejó solo en aquella mansión abandonada. Pero eso había quedado en el pasado, luego de aquel incidente ninguno de los dos se habían separado, siempre tomados de la mano, transmitiéndose esa seguridad que tanto le gustaba al joven, ese sentimiento de que nunca más estaría solo, de que por más que la distancia los separará, ambos estarían juntos. Era por ello que deseaba tenerla a su lado siempre y no como a una amiga, si no como a algo más. Esa persona especial a la que se podía besar, brindar caricias, compartir momentos que con una amiga no se puede compartir. Quería que esa mujer fuera su única personita especial y la dueña de su corazón. Esa era de una de las razones por las cuales sus lágrimas escapaban de sus ojos. El no recibir una respuesta, el sentir que esa seguridad poco a poco comenzaba a marcharse, el pensar que ella solamente era parte de su imaginación. Pero nuevamente regresaba, las manos de la contraria secaban sus lágrimas y antes de que pudiera responder, los labios de él se unieron a los de ella.

Era la segunda vez que la besaba de esa manera, aunque anteriormente había besado sus labios, los besos siempre eran cortos, como si fueran besos en sus mejillas. Esta vez sintió lo que había sentido la primera vez que unió sus labios a los ajenos, esa sensación extraña que le obligaba a perderse en el sabor de los mismos. Sus ojos se mantuvieron cerrados, sus manos se entrelazaron en la cintura de ella mientras las manos de ella enredaban su cuello. Continuó besando sus labios, perdiéndose en su sabor y en sus pensamientos, extraños pensamientos que venían a su mente y simplemente lograban incrementar el calor que sentía en esos momentos y el nerviosismo en su pecho. Sin embargo, aunque deseaba que aquel momento fuera eterno y no estuviera fin, el aire comenzó a faltar y esto conllevó a que se separaran y fue entonces cuando escuchó la respuesta de ella, lo que tanto deseaba escuchar. “Si, me gustaría” Todos sus miedos fueron eliminados de su cuerpo en ese momento. La alegría se impregnó en su pecho y esto se dio a conocer en su rostro, en donde una cálida sonrisa se apoderaba de sus labios. Dejó que la joven ocultara su rostro en su pecho, la abrazó y apegó más a  él en ese momento, acariciando con suavidad su cabello. – No te defraudaré… lo prometo. Siempre estaré a tu lado – Susurró el muchacho, susurro que por la distancia seguramente había sido escuchado por ella. La misma promesa que aquel hombre le había hecho a él, con la diferencia de que él si la cumpliría, pase lo que pase.

El silencio volvió a gobernar en aquel muelle y ahora, las lágrimas que acarician las mejillas del muchacho no eran de tristeza si no de alegría. Mantuvo el cuerpo de la mujer apegado al propio con fuerza y por largo rato, mientras los dedos de su mano danzaban y acariciaban el cabello de ella como también sus mejillas, descendiendo en ocasiones hasta sus labios. Una briza de viento golpeó nuevamente sus cuerpos, esta vez produciendo un estremecimiento en el muchacho por el frío de la noche. Noche que recién comenzaba. Abrió lentamente sus ojos y notó que su compañera no llevaba ningún abrigo puesto en su cuerpo. Lo había olvidado por la prisa que tenía por mostrarle su sorpresa. La mantuvo apegada a su cuerpo y brindó las últimas caricias a su rostro. – Lo prometo… - Repitió en un susurro cálido, cercano a su oído. - ¿Quieres probar los chocolates? – Prosiguió con sus palabras, esta vez haciendo una pregunta recordando a la anciana que le había vendido los mismos. – De paso puedes contarme que has hecho esta tarde – Agregó, esta vez con un tono de curiosidad. Solamente esperaba que ella no le preguntara lo mismo. ¿Qué le diría? Había hecho varias cosas y su día había sido más extraño de lo normal.

_________________


Ruby Shirayuki
Entrenador

Entrenador

Mensajes : 283
Fecha de inscripción : 26/05/2014
Edad : 29
Localización : En algún lugar junto a Sapphi

Volver arriba Ir abajo

Re: El agua es la única testigo. {Privado Sapphire}

Mensaje por Sapphire el Miér Jun 18, 2014 12:38 am

Apegue más de mi rostro en su pecho al aun sentir como ambas mejillas continuaban ardiendo con todo lo que había sucedido recientemente, sin querer a su vez levantar mi mirada al no saber cómo reaccionaría tanto mi cuerpo como mis pensamientos si este me observara de frente después de aquella confesión dada por ambos lados. También estaba el surgimiento de ese extraño sentimiento que brotaba  cada segundo que me mantenía a su lado, aumentando aquella calidez como si de verdad necesitase de este para poder seguir adelante brindando una sensación de querer permanecer entre sus brazos al sentirme segura y protegida en estos, más al mismo tiempo con solo el verle causaba una cierto efecto de debilidad que solo su presencia podía ocasionar en mí. Suspire algo cansada al no entender los mismos pensamientos los cuales comenzaban a surgir y que de vez en cuando causaban mayor confusión al buscarle alguna respuesta lógica, más al tener aquella dosis de alegría que el mismo causaba, ignoraba de estos al sentirme correspondida por aquella persona que en tan corto tiempo logro generar aquel amor que iba más allá de un simple capricho, de la persona la cual me había enamorado.  

Tomando una gran bocanada de aire, me acomode mejor en aquel abrazo sintiendo las caricias que el mismo me daba y que a su vez me tranquilizaban al tener cierta armonía con los latidos de este los cuales relajaban aún más aquella posición en la que me encontraba, cerrando los ojos y aferrando ambos de mis brazos alrededor de su cintura, dejándome llevar por la sensación que brindaba cada tacto de sus manos alrededor de mi cabello junto aquellas palabras que finalmente se tornaban en una promesa la cual esperaba también corresponderle y no fallarle ante sus sentimientos que abiertamente expresaba. Como mi contrario me quede en silencio sin decir ni responder nada por varios segundos sintiendo como la brisa hacia estremecer de vez en cuando mi cuerpo al contacto del cambio de temperatura, probablemente al incremento del calor sufrido por la misma experiencia de aquel beso y la cual aun mantenía ambos de mis mofletes sonrojados. Más el frió no me importaba, si es que podía mantenerme así a su lado sin que este se alejara y que hacia abrazarme un tanto más apegada a mi contrario sin abrir de mis ojos sintiendo como aquel relajante momento generaba cierta somnolencia, por lo que intentando que este no lo notase, suprimía de un leve bostezo apegando mi cara en su pecho para pasar desapercibido.  

Antes que si quiera pudiese haberme quedado dormida, levante mi mirada para encontrarme con la suya al percatarme que aquellas caricias habían sido detenidas, mas al referirse a unos chocolates, nuevamente le mire algo confundida al no recordar haber visto tal cosa.- ¿Chocolates?- Pregunte dudosa hasta de mis mismas palabras, ladeando un poco mi cabeza mientras intentaba recordar si en el lapso que llevábamos en el muelle junto a él había visto tal cosa. Comencé a mirar hacia los lados en búsqueda de algún objeto parecido, recordando por fin al ver que este aun traía aquella caja más grande entre sus manos, que tanto esta como la caja pequeña eran parte de su regalo presentado apenas me había sacado aquella venda de los ojos. Y que por la emoción de la última me olvide completamente de abrir la siguiente que correspondía. Un suave ruido proveniente de mi estómago hizo que desviase nuevamente la mirada al sentir un poco de hambre al simple hecho de escuchar que había traído algo que comer, debido también a que no había ingerido comida alguna desde la tarde en que ambos nos habíamos separado para realizar nuestras distintas actividades.

-¡Woa! ¡G-gracias!-Sonriendo me separe de mi contrario sintiendo rápidamente el cambio de temperatura que manteníamos ambos al permanecer juntos, mas ignorando aquello tome de la caja de chocolates sentándome en el suelo a un lado de este mientras apoyaba la caja sobre mis piernas para poder acomodarlas mejor.-La verdad no hay mucho que contar.- Le miraba mientras abría de la caja aumentando mi sonrisa como tal niña pequeña al recibir un juguete nuevo, sacando del primer chocolate que capturo su mirada sin regodearse en saber a qué sabría.-Con Toro fuimos a las afueras donde encontramos una pequeña playa.-  Me detuve al ver que el envoltorio no se abría, rompiéndolo finalmente con mis dientes al ver que con mis manos no producía resultado alguno.- Encontramos varios Pokemons, pero ninguno llamo mi atención para capturarlo.- Sin mirarle eché del chocolate en mi boca mientras intentaba omitir mayores detalles para que este no se preocupase demasiado por algo que ya había ocurrido, y que de seguro si supiese no me dejaría salir sola. Tras ingerir alce la caja con mi mano para que este también pudiese sacar al ver que permanecía aun parado frente a mí.- ¿A ti como te fue?- Pregunte seguidamente viendo que este no parecía muy complacido con mi pregunta, como si no esperase de ella, mas aquello solo hizo que le mirase con mayor curiosidad al no saber qué era lo que ocultaba.

_________________

Sapphire
Entrenador

Entrenador

Mensajes : 432
Fecha de inscripción : 24/02/2014
Edad : 19
Localización : Umm ... Here ! -Apunta un lugar aleatorio en el mapa- (?)

Volver arriba Ir abajo

Re: El agua es la única testigo. {Privado Sapphire}

Mensaje por Ruby Shirayuki el Miér Jun 18, 2014 7:04 pm

La calidez que aquella mujer le transmitía, la tranquilidad que envolvía el cuerpo del muchacho como si fuera una manta en el peor frio invernal, no tenía descripción alguna. En tan poco tiempo se había adueñado completamente de él, parecía que conocía cada parte de ella como si la hubiera conocido desde toda la vida, como si en algún momento de su niñez se hubieran encontrado y compartido los mismos momentos. Sin embargo, habían estado juntos solamente una semana y en esa semana, se habían transformado en dos personas inseparables. Desde aquel momento en que le pidió que le acompañara, viajaron juntos tomados de la mano. Por primera vez el muchacho no se sentía solo, se sentía completo y acompañado. Continuó acariciando el cabello de la mujer, sus mejillas y en ocasiones sus labios, hasta que la misma escucho la palabra chocolate. Sí, se había olvidado del segundo regalo,  una caja de chocolates que compartirían luego de que el joven se declarara y ya lo había hecho, aunque la proposición había quedado incompleta. Se separó de sus brazos y se sentó en aquel muelle, abriendo el envoltorio de la caja hasta que pudo abrir la misma y retirar uno de los dulces. El muchacho la miró con una sonrisa impregnada en sus labios, admirando la belleza de aquella mujer en todo momento.

Se acercó a ella en el momento en que estiró la caja para que tomara un chocolate. Aceptó el mismo encantado y se sentó al lado de ella mientras escuchaba lo que había hecho en la tarde. Le pareció que fue poco, después de todo el tiempo que habían estado separados había sido mucho. Seguramente algo más había acontecido y no deseaba contarle para que no se preocupara como él tampoco deseaba contarle lo que le había sucedido para que ella no se sintiera de la misma manera. Sin embargo ambos estaban bien, por lo que no había por qué esconder nada. Además, en algún momento debería contárselo, después de todo tenía dos compañeros nuevos y seguramente querría saber cómo los había conseguido. - ¿Segura que solo pasó eso? – Preguntó, en un tono de voz extraño, como si supiera que algo más había pasado. Quizás de esa forma le contaría algo que escondía y si no había nada, seguramente mantendría la calma y le repetiría lo mismo. Podía ser extraño, pero aunque llevaban poco tiempo juntos, podía afirmarse que el muchacho conocía muchas de sus reacciones y eran estas últimas las que le hacían enamorarse cada vez más de ella. – Pues… - Mencionó, realizando una pausa en el instante en que mordía el chocolate y comenzaba a disfrutar el sabor del mismo.

-Planeaba muchas cosas para regalarte y hacer de este momento algo único, sin embargo estuve algunos problemitas… - Volvió a realizar una pausa mientras comía el chocolate y contaba la historia de una forma divertida y despreocupada, como si los problemas que estuvo en la misma hubieran sido cosa de todos los días. No sabía cómo reaccionaría luego de que le contara todo, pero deseaba verlo y no deseaba que ella le interrumpiera por lo que intentaría contar todo de golpe, pero antes, deseaba terminar de comer aquel chocolate en forma de corazón y disfrutar completamente de aquel deleitante sabor. – Un pokemon extraño me atacó, parecía estar siendo controlado por un extraño collar. Mientras más atacaba, más daño se hacía a él mismo por aquel elemento. Encontré a un hombre al que le pregunte donde podía encontrar una tienda de anillos, me dio una dirección extraña de un edificio ubicado en un callejón, fui y luego de pelear contra otro pokemon una persona de cabello blanco me golpeó, me encerró. Lucario me ayudó a salir, vi que había muchos pokemon gravemente heridos y con el mismo collar. Rescaté  a varios destruyendo aquel elemento y cuando encontramos la salida volví por los restantes puesto que el edificio estaba vacío y dentro había un explosivo. Por suerte llegó la policía y lo desactivaron y me enteré de que eran personas peligrosas. Luego encontré una tienda de chocolates y cuando volví a la playa me enfrenté a una chica que dijo que si le ganaba me diría donde vendían anillos, le gané, compre los anillos y acá estoy… Meh, día agotador – Terminó de contar su aventura de una forma  despreocupada y observó los ojos de la mujer con sus mejillas infladas. Después de todo era una historia poco creíble y tenía intriga en saber cómo reaccionaría.

_________________


Ruby Shirayuki
Entrenador

Entrenador

Mensajes : 283
Fecha de inscripción : 26/05/2014
Edad : 29
Localización : En algún lugar junto a Sapphi

Volver arriba Ir abajo

Re: El agua es la única testigo. {Privado Sapphire}

Mensaje por Sapphire el Jue Jun 19, 2014 8:12 pm

Deje nuevamente aquella caja con chocolates sobre mis piernas al ver que Ruby ya había sacado por su parte uno de estos dulces a la vez que me hacía a un lado para que este pudiese sentarse cerca de donde me encontraba sobre aquellas tablas de maderas que formaban parte de aquel muelle. Le sonreí alegremente al ver que había aceptado del ofrecimiento pese a que a la vista de cualquiera era solo un diminuto gesto que todo ser pudiese realzar, más el solo hecho de que fuese mi contrario junto con su simple compañía que este mismo brindaba, era suficiente como para hacer que una sencilla acción como el estar sentados uno al lado del otro, fuese un gran momento que no deseaba que terminase. Sin decir nada a la espera de que este respondiera mi pregunta, me gire hacia la caja con chocolates para poder sacar otro al sentir cierta satisfacción tan solo probando uno, deteniéndome antes que hubiera podido echarme este a la boca al escuchar aquella pregunta hecha por mi contrario y que de cierta forma parecía que sonaba un tanto más serio como si supiese que ocultaba algo.-Pues, si pero…-Suspire resignada al saber que quizás debía decirle de todas formas, aun siendo algo quizás no muy relevante.- Tuvimos algunos problemas con los Pokemons que aparecían.- Reí nerviosa desviando la mirada de este mientras jugaba con el chocolate que tenía entre mis manos, pasándolo de un lado a otro.-Nada serio, solo termine algo mojada al intentar escapar de estos.- Comente entre pequeñas risas que salían de mi boca al intentar que estas sonasen menos serias al no saber cómo reaccionaría este. No quería que se molestase, sin embargo tampoco me gustaba la idea de estar demasiado sobreprotegida por alguien, pese a que en si no había sucedido nada que fuese riesgoso.

Dirigí mi mirada hacia el chico al comenzar a escuchar que finalmente respondía a mi pregunta, a la vez que continuaba comiendo de aquellos dulces puestos en mi regazo como buscando una manera de evitar el contestar alguna nueva pregunta sobre lo que había hecho en el transcurso del día. En silencio le observaba mientras continuaba contando de su historia, que en un principio sin mostrar mayor expresión, le oía atentamente mientras dejaba la caja en medio para que este también pudiese seguir comiendo conmigo. Sin embargo a medida que seguía con su relato sin que le interrumpiese, al ponerse cada vez más serio como si de una historia sacada de un libro fuese; Al intentar comer de otro chocolate, por la sorpresa del mismo término este yéndose por otro lado atorándome levemente con aquel trozo, mientras tosía violentamente para remover de aquel pedazo que obstruía mi respiración y el cual en cosa de segundos después de poder controlarla había logrado ingerir sin dejar consecuencia alguna. Apoyando una mano en mi boca mientras quitaba con mi otra mano libre las pequeñas lagrimas que se habían asomado por el acto, mire seriamente a Ruby al escuchar aquellas últimas palabras, como si aquello solo hubiese sido un juego. Tosí nuevamente mientras removía mi mano de mi boca, acercándome a este sin pararme para darle un fuerte piquete en la frente sin cambiar aquella expresión.-Torpe.- Sin poder evitarlo otra seguidilla de tos interrumpió mis palabras, mientras me acercaba un poco más a este.-No te vuelvas a arriesgar así ¿De acuerdo?- Dándole otro piquete mientras soltaba un largo suspiro, volví a mi posición de antes pese a que estaba sumamente enojada, mas quería evitar decirle algo de lo cual pudiera arrepentirme más tarde. Se le hacía difícil, pero la última vez que técnicamente deje que hablara con enfado en mis palabras, ambos nos habíamos separado, y aquello no quería que se repitiese nuevamente.

-Al menos te encuentras bien, y eso es lo que importa.- Esbozando una cálida sonrisa le mire mientras me acomodaba cerca de este apoyando mi cabeza en su hombro al sentir una pequeña brisa emerger nuevamente.  La verdad pese a que no le gustaba que se arriesgase así, tenía que agradecer que aún seguía con bien a su lado, pese a las locuras que este hiciera, eran estas que le daban su forma de ser y que de cierta manera de las cuales se había enamorado de él.

_________________

Sapphire
Entrenador

Entrenador

Mensajes : 432
Fecha de inscripción : 24/02/2014
Edad : 19
Localización : Umm ... Here ! -Apunta un lugar aleatorio en el mapa- (?)

Volver arriba Ir abajo

Re: El agua es la única testigo. {Privado Sapphire}

Mensaje por Ruby Shirayuki el Jue Jun 19, 2014 11:08 pm

Se quedó en sumo silencio con sus mejillas infladas observando directamente los ojos de la mujer. No esperaba que creyera la historia que le había contado, después de todo era poco creíble y ni siquiera él estaba convencido de que todo eso le había pasado en el transcurso de un día. Su vida había estado en riesgo, pero no parecía darse cuenta de aquel detalle. Si las autoridades no hubieran llegado a tiempo, en estos momentos no estaría hablando con su amada. Su ente divagó en sus pensamientos pero intentó no profundizarse en los mismos. Ya había pasado, estaba a salvo y disfrutando de aquel hermoso momento con aquella persona especial. Pero aún así, tenía cierta duda de todo lo que había vivido. El rostro que había puesto aquella oficial de policía cuando se refirió al líder de aquella banda de criminales. Al parecer el poder del mismo superaba las habilidades de cualquier entrenador que ella hubiera visto, si ni siquiera ellos podían hacerle frente a sus habilidades en las batallas y ahora, aquel hombre estaba seguramente detrás de Ruby. Después de todo, el había sido el culpable de que sus planes con aquellas criaturas fueran arruinados. No estaba arrepentido, había salvado a numerosos pokemon y seguramente lo haría de nuevo si tenía la oportunidad.

Volvió en sí mismo en el instante en que sintió como su frente era golpeada por el dedo de aquella muchacha. No sabía cómo reaccionaría ante su historia pero estaba convencido de que se enojaría si creía la misma. Se había puesto en riesgo, le había dejado sola la tarde y ella casi le perdía. Esperaba muchos reproches por su parte, golpes quizás y los aceptaría sin más, había sido su culpa. Pero ya no sucedería nuevamente. Ahora le había prometido que estaría siempre a su lado y cumpliría su palabra. Se sorprendió en el instante en que escucho las palabras de la mujer. Observó la cálida sonrisa que se dibujaba en sus labios y correspondió a la misma con una igual. No se había enojado, todo lo contrario, estaba siendo comprensiva con él como no lo había sido antes. Aún recordaba aquel momento en aquella mansión en donde se habían separado por unos momentos, no quería que eso volviera a suceder y quizás ella tampoco. – Lamento si te preocupe, no volverá a ocurrir – Se disculpó, rascando con cuidado su cabeza sin retirar su gorro blanco de la misma. Estaba apenado, nunca antes se disculpaba con las personas por sus atrevimientos pero con ella lo hacía, era inevitable para él el no hacerlo.

Volvió a tomar un chocolate del interior de la caja y lo llevó a sus labios luego de retirar su envoltura. Se quedó en silencio unos momentos mientras acercaba su mano libre a la caja que contenía los dos anillos. Tomó uno de ellos, el que tenía un Ruby incrustado y se lo dio a la muchacha mientras él tomaba el restante. – Aún… - Realizó una pausa, ladeando la mirada por la vergüenza que sintió en esos momentos. Intentó ocultar un leve sonrojo en sus mejillas y se acercó nuevamente a la joven, apegando su cuerpo al de ella, tomando con cuidado su mano. – Aún no nos hemos puesto los anillos – Susurró cerca de su oído. Acarició con suavidad la mano de ella y tomó el dedo anular de la misma, el dedo que simbolizaba el compromiso de ambos. Deslizó el anillo que tenía un zafiro incrustado y lo ubicó en su dedo mientras dejaba su mano posada sobre la mano de ella para que hiciera lo mismo. En ese instante unas extrañas palabras quisieron escapar de sus labios, pero se las guardó para cuando sea el momento indicado, no quería decirlas cuando solamente habían estado juntos una semana. – Te quiero – Cambió una palabra por otra y dibujó una sonrisa en sus labios. - ¿Qué deseas hacer ahora?... Tenemos toda la noche por delante – Susurró nuevamente, esta vez en un tono libinodoso, cerrando uno de sus ojos como si hubiera dicho algún comentario fuera de lugar. Sí, sus pequeñas bromas aún no desaparecían de su interior.

_________________


Ruby Shirayuki
Entrenador

Entrenador

Mensajes : 283
Fecha de inscripción : 26/05/2014
Edad : 29
Localización : En algún lugar junto a Sapphi

Volver arriba Ir abajo

Re: El agua es la única testigo. {Privado Sapphire}

Mensaje por Sapphire el Sáb Jun 21, 2014 5:59 pm

No pensaba que se disculparía como si aceptase que había cometido un error, por ello no pude dejar de verle con cierta sorpresa que, después de nos cuantos segundos con la mirada fija en este, solté una pequeña risa al conocer aquel lado que poco a poco dejaba hacerse conocer y que de cierta forma mostraba mejor su verdadero carácter. Sabía que en el fondo de aquella seriedad y a veces frialdad que reflejada en su rostro, aun permanecía latente aquellos sentimientos de afecto y preocupación por las demás personas, haciendo que cierta curiosidad surgiese al querer saber el motivo de este, aun así no quería sonar como una intrusa por ello, deje de lado aquel pensamiento esperando que algún día el mismo pudiese contarme abiertamente. Claro que no era alguien demasiado paciente, sin embargo esta vez podría hacer la excepción. Al escucharle no pude evitar sonreír satisfecha por aquellas palabras, afirmando en silencio y colocando una de mis manos sobre la suya entrelazándola suavemente mientras apoyaba nuevamente mi cabeza en su hombro como lo había hecho con anterioridad.

Descansando la vista, comencé a cerrar los ojos sintiendo el sonido producido por el mismo oleaje que se generaba bajo aquellas tablas húmedas donde pasaban de un lado a otro aquella limitada y suave marea que golpeaba con el borde o por entre los mismos pilares que sostenían aquel desembarcadero. Parecía ser una noche tranquila, la cual agradecí para mis adentros al tener así una oportunidad de continuar con mi contrario, al sentir aquella pesada sensación producida por la distancia entre ambos durante el día, haciendo que extrañase su compañía lo que duro aquella tarde en que ambos nos habíamos separado. Suspire contenta percatándome aquel olor que traía entre sus ropas, siendo una mezcla entre perfume y el característico olor de agua salada que emanaba en el aire, sin embargo aquello más que molestarme por alguna razón se sentía con cierto agrado, pese a la poca costumbre y disgusto que tenía ante esos olores artificiales. Antes que si quiera pudiera seguir entretenida con aquella simple acción, al sentir que Ruby se movía como acomodándose nuevamente, me separe de este para poder verle de frente, sintiendo como tomaba de mi mano que estaba unida con la suya, dando un leve susurro que por la distancia en que ambos nos encontrábamos pese a ser algo suaves fue bastante audible para poder oírle. Sin soltarle observe como este de su semblante serio que normalmente presentaba, se tornaba a uno nervioso sonrojándose una vez más en ese día, cosa que me resultaba algo divertido y a la vez tierno al ser raras las veces que se expresaba de esa manera. Pese al breve silencio que se produjo entre ambos, pude ver que de su mano aun sostenía la pequeña cajita la cual me había pasado en un comienzo, quedándome más claro la idea del porqué aquella actitud que repentinamente demostró, mientras se apegaba este un poco más hacia a mi reduciendo como antes, la distancia entre ambos.

Un leve sonrojo se produjo en mi rostro al sentir la caricia de su mano contra la mía, sin embargo este aumento al escucharle nuevamente mientras tomaba de ambos anillos en su mano libre, mientras que con la otra tomaba de mi dedo anular deslizando aquel pequeño objeto con suma delicadeza quedándome por breves segundos observándole con detención al ver que poseía un zafiro en su centro. Tenía que admitirlo, pese a no gustarme este tipo de cosas, era de cierta forma atrayente y más al pensar lo que simbolizaba aquel objeto entre ambos. Sin decir nada y al ver que este colocaba su mano extendida sobre la mía, sacudí levemente mi cabeza, desvaneciendo a su vez aquel rubor en mi rostro.-Lo siento.- Sin soltarle la mano reí levemente, tomando con la otra libre el anillo restante, realizando con sumo cuidado la misma acción que había hecho este con la suya. Tras aquello no pude dejar de esbozar una leve sonrisa mientras entrelazaba ambas manos nuevamente, apretándola sin querer con más fuerza al finalizar aquel acto con dos simples palabras, más de cierta forma causando un gran efecto que hizo volver aquel rubor a mi rostro.-Y-yo … Yo también t-te quiero.- Disminuyendo cada vez más la voz a medida que hablaba, desvié mi mirada hacia el suelo al causarme cierta dificultad pronunciarlas, no por el hecho de no sentirlas, si no por aquella timidez que el mismo producía en mis sentimientos y en mis acciones. Cosa que empeoro al escuchar aquellas últimas palabras dichas de cierta forma lujuriosa que solo hizo que le diera un leve golpe en el hombro como reproche, al sentir cierta burla en ellas.

-Pues cuando nos regresábamos, vi pequeños puestos cerca del muelle.- Ladeando un poco mi cabeza en un gesto de intentar recordar de aquellas pequeñas casas de madera que camino al hotel se habían instalado con distintos atractivos en su interior y que por lo visto algunas funcionaban más en la noche.-Habían unos niños jugando como si pescaran pero, no parecían peces reales.- Agregue inmediatamente mientras imitaba con una mano el gesto que hacían para lanzar aquella caña de juguete.- Aunque no entiendo cuál era la idea de atraparlos, si los volvían a meter al agua.- Le mire algo confundida al no entender aquel concepto del juego, intentándole buscar el motivo de por si para ella, parecía algo ilógico.

_________________

Sapphire
Entrenador

Entrenador

Mensajes : 432
Fecha de inscripción : 24/02/2014
Edad : 19
Localización : Umm ... Here ! -Apunta un lugar aleatorio en el mapa- (?)

Volver arriba Ir abajo

Re: El agua es la única testigo. {Privado Sapphire}

Mensaje por Ruby Shirayuki el Sáb Jun 21, 2014 8:27 pm

Su mirada se perdió por un largo rato en el anillo que la mujer había ubicado en su dedo. Un sentimiento extraño abordó su cuerpo y se apoderó de su pecho. Esa sensación de calidez que tanto le transmitía aquella mujer pero a su vez, era diferente. Sentía que ahora tenía algo especial por lo cual luchar. Sonrió en el instante que escuchó las palabras de la mujer y rodeó su cintura con sus brazos, apegándola más a su cuerpo. De fondo, aquel cielo oscurecido que iba borrando sus matices anaranjados para dar paso a una noche oscura decorada por la luz de las estrellas y de la luna. Dejó escapar una risita en el instante en que sintió el golpe ante la propuesta indecorosa que le había hecho, esas típicas bromas de él que siempre realizaba a las personas, pero que en este caso había sido especialmente para ella. La mantuvo apegada a su cuerpo, guardando silencio mientras ella hablaba, perdiéndose en la hermosura de su mirada y en la bella imagen de sus labios, labios que lo tentaban en ocasiones a cometer el mayor pecado.

La muchacha mencionó unos juegos y comentó algo sobre unos niños que lo estaban jugando y a los cuales ella vio de camino al hotel. No pudo comprender bien sus palabras, aunque se daba una imagen extraña con las mismas. Unos niños con una caña intentando pescar algo que no parecían peces reales. Un juego extraño sin duda alguna, pero le llamó la atención. Aunque a decir verdad no deseaba recorrer la ciudad, sino más bien mantenerse en aquel lugar junto a ella. – Que juego extraño… - Comentó, ubicando uno de sus dedos en su labio, como intentando imaginarse el mismo nuevamente en su cabeza. Sacudió la misma de lado a lado para borrar esa imagen extraña que aparecía en su mente. Volvió a mirar los ojos de aquella muchacha y sus manos danzaron hasta tomar las de ella, conduciéndola de esta forma hasta la punta de aquel mirador, desde donde se podía observar todo el esplendor del mar, oculto ahora por la ennegrecida noche. – Cruzando el mar seguramente se encuentra otra ciudad… ¿Qué te parece? – Preguntó, sin borrar en ningún momento la sonrisa de sus labios.

Aunque deseaba continuar viajando por el mundo, había un pequeño detalle que olvidó. El transporte por vía marítima no saldría hasta la mañana siguiente y ahora, de noche, no había otra opción que quedarse en aquella ciudad. Pero no deseaba jugar juegos extraños en donde se pescaba. Había tenido suficientes combates por hoy y la imagen de un pokemon acuático ya comenzaba a revolverle el estómago, sobre todo si se trataba de un pez. Quedaban pocas opciones, o buscar un lugar en donde poder comer algo, aunque con los chocolates ya se encontraba satisfecho o volver a pasar otra noche junto a ella, durmiendo en la comodidad de aquel hotel. La segunda parecía ser la mejor opción a esas altas horas de la noche, aunque la medianoche aún no llegaba, no quería que el aire frío siguiera atormentando el cuerpo de su amada. – Al parecer no tenemos más opción que dormir en el hotel. Olvidé que el barco sale por la mañana  - Rascó su cabeza mientras cerraba sus ojos y la pena se apoderaba de su rostro. En esos momentos tener un pokemon volador hubiera sido de mucha ayuda. – Así que… No podrás quejarte, dormiremos juntos – Ladeó su rostro y cruzó sus brazos de forma divertida, haciendo referencia al golpe que le había dado anteriormente por aquella proposición.

Una idea un tanto alocada cruzó por su mente antes de que la muchacha pudiera responderle. Desde que se habían conocido habían estado juntos y sus pokemon se habían ayudado mutuamente para salir de apuros, pero nunca se habían enfrentado en un combate. Ella quería ser una entrenadora, por lo que aspiraba a retar a los líderes de gimnasio. Seguramente le gustaban los combates y los veía de una forma diferente a él, aunque a este último también les apasionaba. – O si deseas… - Retiró una de sus pokeball del interior de sus vestiduras y observó divertido a su enamorada. – Podemos jugar – Sonrió cálidamente cerrando sus ojitos mientras mencionaba estas palabras.

_________________


Ruby Shirayuki
Entrenador

Entrenador

Mensajes : 283
Fecha de inscripción : 26/05/2014
Edad : 29
Localización : En algún lugar junto a Sapphi

Volver arriba Ir abajo

Re: El agua es la única testigo. {Privado Sapphire}

Mensaje por Sapphire el Dom Jun 22, 2014 1:05 pm

Le observe en silencio soltando un leve bufido entre dientes, intentando demostrar cierta molestia al ver que no había entendido bien mis palabras al explicar aquel juego que ni yo misma conocía en su totalidad. Mas al verle con aquella expresión, no pude evitar reír suavemente mientras continuaba abrazada de este, el cual al sentir que jalaba de mi mano que aun permanecía tomada de la suya, deje que se adelantara guiándome hacia donde parecía tener gran interés en mostrarme y que sin reproches le seguí caminando a su paso para poder permanecer lado a lado. Tal como en aquella mansión donde nos habíamos quedado atrapados, siendo también encaminada por el chico tanto para poder salir como por protección de ambos. Al menos en comparación a esa vez y a la llegada del muelle, solo fueron unos cuantos pasos donde sabíamos a donde nos dirigíamos y que también no tenía que traer puesta de aquella venda que de por si desde un comienzo no me agrado en usar, la cual solo la lleve puesta para no arruinar tanto la sorpresa como el ánimo de mi contrario.

Gracias a cierta lejanía que tenía aquel muelle con la civilización que poseía y mantenía vivo el lugar, aquella luminosidad artificial propia de esta no lograba opacar la producida por las estrellas que poco a poco aparecían tras comenzar a tornarse el crepúsculo a la noche dejando finalmente que un manto oscuro cubriese completamente el cielo; Paisaje que desde aquella punta del muelle donde se ubicaba el mirador, daba cierto aire que no dejaba que despegases la vista de este. Concentración que rápidamente fue interrumpida, al escuchar a Ruby hablar nuevamente haciendo referencia a la ciudad que se encontraba cruzando aquel mar, posiblemente no muy lejos y el cual si hacía referencia de este, quizás era este el nuevo destino el cual quería dirigirse. Curiosa ante el ultimo comentario, no pude evitar poner una mano sobre mi frente como intentando usarla para poder observar a la distancia y que claramente por la oscuridad que la misma noche otorgaba no fue posible ver absolutamente nada, haciendo que  aumentase más aquel sentimiento al pensar el cómo podríamos viajar en dirección hacia aquella ciudad. Lo primero que se me cruzo por la mente fue la utilización de Croconaw pero tampoco quería sobrecargarlo al tener que transportarnos a ambos. Mas aquella idea se vio rápidamente desvanecida al saber que existía un transporte el cual llegaba hacia allá, sin embargo tendríamos que levantarnos temprano por la mañana para poder embarcarnos. –Por mí no hay problema, no soy la que se queda dormida por las mañanas.- Esbozando una gran sonrisa le mire fijamente ante el tono sarcástico utilizado, cosa que solo duro unos cuantos segundos al escuchar que nuevamente dormiríamos juntos, haciendo que desviara la mirada un tanto sonrojada sin emitir palabra alguna.

Antes que si quiera pudiese responderle por aquel ultimo comentario, volví a mirarle algo extrañada al ver que sacaba de entre sus ropas una de sus Pokeballs que traía consigo y que por lo visto, no era la única que salía sin ellas. Aquel gesto cambio a una de sorpresa al entender finalmente a lo que se refería tras sus palabras sonriendo divertido ante las distintas expresiones que cruzaban por mi rostro al no esperar tal propuesta. Propuesta a la cual afirme animosamente con la cabeza y que por unos segundos me le quede observando directamente para ver si no se trataba de ninguna broma por parte de este. Al no ver nada que diese pie ante esto último, tome un tanto de distancia llegando cerca del borde que daba hacia el mar, sacando a su vez una de las Pokeballs de mi equipo sin borrar aquel gesto de mi rostro. En cierta forma conocía un poco de su equipo a la vez que este conocía del mío tras aquella vivencia pasada, por ello tampoco deseaba confiarme demasiado al saber la potencia que el mismo tenia pese a ser un coordinador. –Qué te parece si hacemos una apuesta.- Di un leve grito desde mi posición empuñando con mi mano derecha aun aquel aparato.-El que pierda hará lo que el otro pida por lo que queda de la noche hasta mañana.- Sin esperar respuesta por parte de Ruby, comente rápidamente mientras soltaba de la Pokeball dejando salir esta vez a Pancham quien miraba fijamente al joven delante de este. Sabía que de un simple juego podría pasar a todo un desafío, más independiente de que con quien me enfrentaba era alguien querido para mí, no deseaba perder en contra de este y menos si es que fui yo la que di aquella apuesta. Sin embargo no era de las que se echaba para atrás, por ello me mantuve firme esperando a que este liberara a alguno de sus compañeros para poder atacarle con Pancham.


Pv 40/40

_________________

Sapphire
Entrenador

Entrenador

Mensajes : 432
Fecha de inscripción : 24/02/2014
Edad : 19
Localización : Umm ... Here ! -Apunta un lugar aleatorio en el mapa- (?)

Volver arriba Ir abajo

Re: El agua es la única testigo. {Privado Sapphire}

Mensaje por @ Mr. Pokémon el Dom Jun 22, 2014 1:05 pm

El miembro 'Sapphire' ha efectuado la acción siguiente: Dados

'Batalla' :

@ Mr. Pokémon
Admin

Mensajes : 27310
Fecha de inscripción : 03/07/2013

http://pokemon-ks.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: El agua es la única testigo. {Privado Sapphire}

Mensaje por Ruby Shirayuki el Dom Jun 22, 2014 2:20 pm

Nunca antes había peleado contra una persona. A lo largo de su vida, sus únicos enfrentamientos fueron contra pokemon salvajes, uno más peligroso que otro. Pero ahora, luego de luchar contra aquella extraña mujer en la playa, había despertado cierta curiosidad por las batallas. Se sentía entusiasmado con las mismas e incluso, en aquel combate, se había dado cuenta que deseaba caminar por el camino de un entrenador y también por el de un coordinador. Pero luego, la idea de hacer combatir a sus compañeros y que estos demostraran más el poder que tenían en su interior y no la belleza, comenzaba a desagradarle nuevamente y terminaba por convencerse, de que no era su mejor opción. Sin embargo, desde que había comenzado su aventura al lado de esa muchacha, nunca se habían enfrentado y ella, deseaba seguir el camino de los combates o por lo menos, eso era lo que el joven intuía. No la veía como a una mujer que se concentrara tanto como él en la belleza de sus compañeros. Esa era una de las razones por las que deseaba combatir contra la misma, para saber qué era lo que deseaba ser y además, saber que potencial podía llegar a tener. Aún le quedaba mucho camino por recorrer, pero un día tal vez se separe de su lado para retar a los tan conocidos líderes de gimnasio.

Observó como la muchacha comenzaba a alejarse, lo que le daba la seguridad de que había aceptado su propuesta. Quizás lo hacía para no tener que dormir tan pronto, siempre conciliaba el sueño tarde y permanecía despierta hasta altas horas de la noche. Algo que en ocasiones molestaba al muchacho, aunque en otras se quedaba junto a ella y se terminaba durmiendo antes. Después le protestaba por dormir hasta tarde, como lo había hecho hace unos momentos en un tono sarcástico. ¡Era su culpa! Pero no se lo diría. Escuchó los gritos de ella los cuales llamaron su atención y le impidieron retirar rápido a su compañero. ¿Una apuesta? Sentía curiosidad por saber que tenía en mente, pero en el momento de escuchar la misma, numerosas imágenes extrañas pasaron por esta. El que gane podría pedirle a la otra persona que hiciera lo que quisiera por el resto de la noche. Que hiciera lo que quisiera… No sabía que traía entre manos con aquella apuesta, pero al muchacho no le desagradó en lo más mínimo. Daba gracias a Arceus que ella no pudiera leer sus pensamientos o vería todas las ideas que tenía por si llegaba a ganar y seguramente, se enfadaría. - ¡Bien… Entonces ganaré  yo! – Contestó, gritando de la misma forma, mientras su rostro se ruborizaba y una risita un tanto picarona se escapaba de sus labios.

Ambos conocían el equipo del otro. Habían tenido la oportunidad de verlo en aquella mansión, aunque nunca se habían enfrentado. Por ende, no podía confiarse del todo, seguramente el potencial de ella no era el mismo que utilizaba contra los pokemon salvajes. Y además, en ese aspecto, el muchacho tenía una ventaja y era, que se había hecho de nuevos compañeros durante el transcurso de la tarde. Aunque también desconocía si ella había atrapado a algún pokemon o no. El que había liberado hace unos instantes era un Pancham o esa información le dio su pokedek. Tenía ventaja contra muchos de sus compañeros por lo que la única elección viable que le quedó, era aquel pequeño que había encontrado abandonado en la playa. - ¡Zuzu, ve! – Este era un pokemon desconocido para ella, sería la primera vez que lo vería. – El es Zuzu… Un nuevo compañero – Lo presentó, con cierto aire de superioridad por la belleza del pequeño, como si intentara decirle que era mucho más bello que el pokemon de ella. Claro, como si importara a esas alturas. Aunque a él no le gustaba demostrar el poder de sus compañeros… Debía ganar esa apuesta. – Bien amigo… Debemos ganar así hace lo que yo quiero – Le susurró, luego de agacharse a susurrarle al oído a su pokemon, quien luego de escucharle, se preparó para el combate.



40/40 Pv.

_________________


Ruby Shirayuki
Entrenador

Entrenador

Mensajes : 283
Fecha de inscripción : 26/05/2014
Edad : 29
Localización : En algún lugar junto a Sapphi

Volver arriba Ir abajo

Re: El agua es la única testigo. {Privado Sapphire}

Mensaje por @ Mr. Pokémon el Dom Jun 22, 2014 2:20 pm

El miembro 'Ruby Shirayuki' ha efectuado la acción siguiente: Dados

'Batalla' :

@ Mr. Pokémon
Admin

Mensajes : 27310
Fecha de inscripción : 03/07/2013

http://pokemon-ks.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: El agua es la única testigo. {Privado Sapphire}

Mensaje por Sapphire el Dom Jun 22, 2014 3:51 pm

Arque una ceja al ver que pese a la distancia tomada y por la oscuridad misma que generaba la noche, aun se podía ver que este presentaba cierto sonrojo en su rostro tras la propuesta de aquel reto. Incline un poco mi cabeza hacia un lado con un rostro algo confundido en un intento de poder imaginar el motivo que produjo ese gesto en él junto aquella sonrisa que soltó de sus labios que se logró percibirse en el aire; Dándole ciertas miradas a mi compañero que se encontraba delante de mí como en busca de respuestas, mas permanecía ignorando aquel cuestionamiento que presentaba y que de por si lo deje pasar esta vez al no tomarle demasiada importancia teniendo la opción de poder preguntárselo más tarde cuando finalizara aquel combate contra este. Sonreí para mis adentros al ver que este también liberaba de uno de sus Pokemons al campo trazado como el área en donde ambos lucharían en aquella superficie de madera, llevándome cierta sorpresa al ver que este se hizo de un nuevo miembro consigo que probablemente había capturado durante el día cuando nos habíamos separado.

-¿Es una broma no?- Mire aquel pequeño Pokemon el cual con cierto asombro no podía quitarle la vista de encima. Sabía que le gustaba arreglarse, por ello tomaba varios minutos sacarlo del baño por las mañanas al menos eso había demostrado en estos últimos días que viajamos juntos, que para el lucir bien y arreglado era como una regla con la cual si no cumplía no saldría de sea del lugar que sea en donde nos quedemos... ¡Pero Arceus! ¿También con sus Pokemons? Lo peor de todo fue la manera en que lo presentaba, como si de verdad me importara si poseyera aquella belleza con productos artificiales que solo dejaban ocultar la verdadera naturaleza la cual poseían los Pokemon. Revolví mi cabello dando un largo suspiro como intentando controlar mis emociones, removiendo levemente el pañuelo que traía en la cabeza, sin embargo sin decirle nada sobre el tema. A veces me preguntaba el como con personalidades tan distintas, ambos terminamos juntos, mas pese a negarlo y que quizás no lo admita frente a Ruby, su forma de ser aun siendo algo afeminada y a su vez extrañamente seria, era lo que de él me gustaba. Un leve toque en mi pierna hizo que voltease mi mirada hacia el suelo distrayéndome de mis pensamientos, al ver que mi compañero se había acercado como para a su vez poder entender lo que ocurría, a lo que acariciándole levemente la cabeza tranquilice de este volviendo  nuevamente a su posición de combate, acomodando de su hoja en la boca.  

-No creas que te dejare ganar así de fácil.- Sonreí más confiada al ver que ambos nos encontrábamos listos, a lo que sin dudarlo mire a mi compañero quien de reojo asentía en su puesto como para hacerme saber que se encontraba también sin problema alguno para comenzar con su pelea. -¡Ren utiliza triturar sobre Mudkip!- Apenas dadas las ordenes, el pequeño panda comenzó a correr rápidamente en dirección hacia el contrario preparando de su ataque, el cual gracias a la oscuridad de la misma logro poder ocultarse asestando su movimiento sobre aquel Pokemon mordiéndole en un costado de este. Pese a que no parecía presentar tan afilada dentadura, por lo visto logro poder realizar un gran daño como comienzo en esta pelea, a lo que sin quitar la sonrisa en mi rostro, veía como mi compañero para evitar que le lanzaran un contraataque comenzó a retroceder para alejarse del lugar que en ese momento le pertenecía al contrario.


Pv 35/40

_________________

Sapphire
Entrenador

Entrenador

Mensajes : 432
Fecha de inscripción : 24/02/2014
Edad : 19
Localización : Umm ... Here ! -Apunta un lugar aleatorio en el mapa- (?)

Volver arriba Ir abajo

Re: El agua es la única testigo. {Privado Sapphire}

Mensaje por @ Mr. Pokémon el Dom Jun 22, 2014 3:51 pm

El miembro 'Sapphire' ha efectuado la acción siguiente: Dados

'Batalla' :

@ Mr. Pokémon
Admin

Mensajes : 27310
Fecha de inscripción : 03/07/2013

http://pokemon-ks.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: El agua es la única testigo. {Privado Sapphire}

Mensaje por Ruby Shirayuki el Dom Jun 22, 2014 5:04 pm

Ambos pequeños se encontraban enfrentados. Aquel pokemon con la apariencia de un pequeño osito y el compañero del muchacho, quien a diferencia del otro pokemon, no tenía experiencia alguna en el combate o más bien, solamente había combatido una sola vez al lado del muchacho para defender a Eevee de aquel pokemon salvaje. El primero en realizar el primer movimiento fue aquel pokemon, quien con gran velocidad se abalanzó contra Zuzu y comenzó a morder su pequeño cuerpo. Los gritos del pequeño indicaban que la mordida que le había propinado aquel pokemon había sido lo suficientemente fuerte como para dañar su cuerpo y causarle serias heridas. Al parecer su enamorada iba enserio con el combate y luego de realizar aquella condición para el mismo, seguramente no deseaba perder. En muchacho comenzaba a pensar que algo tenía en mente y que ella quería que realizara por el resto de la noche, pero… ¿Qué era? Seguramente no eran las mismas ideas que él tenía y si lo eran, bendito sea Arceus. Pero no, estaba muy seguro de que no eran las mismas ideas. - ¡Zuzu!... Resiste – Luego de mencionar estas palabras, el muchacho comenzó a idear un plan para luchar contra ella.

Si algo lo caracterizaban en el combate cuando jugaba de forma seria, era la capacidad que tenia para formular ideas alocadas en pocos segundos y que sus compañeros obedecieran las mismas. Recordaba perfectamente el equipo de su compañera y sabía algunas debilidades del mismo, pero no podía retirar a su compañero en esos momentos, aunque este estuviera ventaja contra uno de los pokemon de ella. Este último ya había alcanzado un poder superior al que poseía el pequeño y no lo condenaría a una lucha que seguramente estaría perdida. Por otro lado, debería enfrentar a aquel pequeño que parecía tener también una gran destreza en las batallas. Debía aprovechar que aún le estaba mordiendo para realizar un contraataque. Si lo hacía de forma física seguramente le esquivaría, pero no podría esquivar tan fácilmente un ataque a distancia. – Usa hidrobomba – Sentenció el joven mientras el pequeño Zuzu continuaba siendo atacado por los dientes de aquel pokemon.

Al parecer la muchacha se dio cuenta de las intenciones del joven y su compañero liberó a Zuzu de entre sus dientes y comenzó a retroceder. En ese momento el pequeño liberó un chorro de agua en dirección al mismo y el cual impactó directamente en su cuerpo, pero el daño que le ocasiono pareció haberle hecho cosquillas al mismo, solamente le había mojado el cabello. – Vamos Zuzu… No necesita un baño – Comentó el joven, inflando un poco sus mejillas mientras el pequeño se ponía en píe y lo observaba con una gota en su cabeza. Volvió a mirar a su contrincante y se preparó para continuar con el combate, había recordado las palabras de su dueño. Si él ganaba, ella haría lo que él quisiera. Sí, aquel pequeño también tenía sueños raros. Quizás quería estar acurrucado en el cuerpo de aquella joven y no en el de su dueño.



20/40 Pv.

_________________


Ruby Shirayuki
Entrenador

Entrenador

Mensajes : 283
Fecha de inscripción : 26/05/2014
Edad : 29
Localización : En algún lugar junto a Sapphi

Volver arriba Ir abajo

Re: El agua es la única testigo. {Privado Sapphire}

Mensaje por @ Mr. Pokémon el Dom Jun 22, 2014 5:04 pm

El miembro 'Ruby Shirayuki' ha efectuado la acción siguiente: Dados

'Batalla' :

@ Mr. Pokémon
Admin

Mensajes : 27310
Fecha de inscripción : 03/07/2013

http://pokemon-ks.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: El agua es la única testigo. {Privado Sapphire}

Mensaje por Sapphire el Dom Jun 22, 2014 6:30 pm

Por esta vez teníamos la ventaja en esta pelea y aquello hizo que mi pequeño panda disfrutase de esa sensación, esbozando una leve sonrisa en su rostro mientras daba unos cuantos pasos atrás al haber podido lograr escapar de aquel gran chorro de agua que duplicaba el tamaño del creador de esta. Sin pensarlo dos veces tras aquella mordedura que fue parte de su ataque, soltó del cuerpo del contrario para poder alejarse apenas vio que este se disponía a contraatacar. Aquellos breves segundos fueron suficientes como para poder reaccionar ante la masa de agua que iba a su dirección, utilizando de los mismos pilares que habían alrededor del muelle como para poder escapar al ganar un poco más de altura. Sin embargo pese a ello, una reducida porción logro rozar sobre su cabeza, mas solo fue un pequeño daño que ignoro completamente mientras se sacudía levemente como para quitarse de la misma mientras se disponía a atacar nuevamente.-Bien hecho pequeño.- Comente mientras sentía como unas pequeñas gotas caían sobre mi ropa al moverse en dirección hacia donde me encontraba gracias al movimiento del viento, más aun sin dejar de sonreír en dirección hacia el chico que tenia de frente con su Pokemon.  

Era extraño, sabía que quizás no era un entrenador totalmente pero tampoco era alguien que se dejaba atacar sin responder con un buen ataque a su oponente, al menos en la mansión había demostrado aquello, o quizás más que nada había sido por la misma adrenalina producida al estar en peligro o tal vez la otra pequeña opción era que intentaba confundirme para realizar un movimiento cuando estuviese desprevenida. No importaba el motivo de aquello, si este no luchaba enserio no por eso me retractaría de intentar vencerle, ya que la pelea apenas había iniciado y aún a ambos nos quedaban por lo menos algunos Pokemons mas con los cuales poder seguir luchando. Por mi parte no quería perder de aquella apuesta, menos si es que fui yo la que dio aquella idea, aun así al mirar en dirección hacia Ruby parecía ser el que más sufría por estar perdiendo de esta, dándole leves regaños a su Mudkip, mas con palabras suaves, por haber fallado con su último movimiento hacia Pancham. Ambos parecían sumidos en sus pensamientos lo cual me hacía preguntarme más por qué tanto afán de poder ganar una simple apuesta, que en un comienzo empezó con un simple juego para pasar la noche.

Concentrando mi atención en ambos Pokemons, observaba como Mudkip a su vez se ubicaba nuevamente más sin realizar ataque alguno. Sabía que ir de frente era arriesgado ya que era más fácil de poder predecir de aquel movimiento, sin embargo una de las cosas que caracterizaban a mi compañero era el ataque cuerpo a cuerpo en la mayoría de las habilidades que poseía. –Ren de nuevo, acércate y usa golpe karate.- Este comenzó como la vez anterior a correr en dirección hacia el Pokemon contrario acumulando en su mano diestra de aquel ataque, listo a su vez para esquivar algún posible ataque al dar un leve salto en el aire, impulsado por sus mismas patas. A la vez que golpeaba directamente sobre Mudkip, más aun así no fue tan potente como el anterior, pero si fue lo suficiente como para debilitarle y darle tiempo como para poder alejarse para mantener la distancia de este.



Pv 30/40

_________________

Sapphire
Entrenador

Entrenador

Mensajes : 432
Fecha de inscripción : 24/02/2014
Edad : 19
Localización : Umm ... Here ! -Apunta un lugar aleatorio en el mapa- (?)

Volver arriba Ir abajo

Re: El agua es la única testigo. {Privado Sapphire}

Mensaje por @ Mr. Pokémon el Dom Jun 22, 2014 6:30 pm

El miembro 'Sapphire' ha efectuado la acción siguiente: Dados

'Batalla' :

@ Mr. Pokémon
Admin

Mensajes : 27310
Fecha de inscripción : 03/07/2013

http://pokemon-ks.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: El agua es la única testigo. {Privado Sapphire}

Mensaje por Ruby Shirayuki el Dom Jun 22, 2014 7:24 pm

Sin duda alguna el lazo que tenía con aquel pequeño no era el mismo que poseía con sus demás compañeros. Estos últimos tenían un poder mucho mayor al de él y además, la confianza que tenían con el muchacho era tal, que no dudaban en ningún momento en obedecer sus órdenes. Había sido un error el utilizar a Zuzu en este combate, sabiendo que su experiencia en las batallas era prácticamente nula. Aquel pokemon no tardó en contraatacar. Comenzó a correr nuevamente en dirección al pequeño y este no estuvo oportunidad alguna para reaccionar, se había visto obligado a retroceder nuevamente hacia atrás. Ya para entonces, el joven estaba comenzando a perder la paciencia, puesto que en cierta forma era su culpa al no tomar las decisiones correctas o tal vez, el poder que poseía su amada para los combates era mucho mayor al de él. De una u otra forma, estaba perdiendo, lo podía ver en los ojos de su compañero y en la determinación de aquel pokemon. Esta batalla no sería ganada por Zuzu y para poder derrotar al pokemon con más fuerza que poseía ella, no podía arriesgarse a cometer algún otro error.

El ataque de Zuzu una vez más fue anulado por el contrincante, quien parecía burlarse cada vez que se secaba el agua que mojaba su cuerpo luego de cualquier ataque por parte del pokemon que estaba utilizando el joven. Estaba comenzando a frustrarse y su pokemon ya presentaba esos síntomas de cansancio que indicaban que ganar el combate sería algo sumamente tedioso, mucho más complicado que el combate que había tenido esta mañana contra aquella muchacha, teniendo en cuenta claro que tenía ventaja en contra de los pokemon de la misma. Aunque esta ventaja se veía reducida por el hecho de estar combatiendo en la arena, algo que cansaba mucho más a sus compañeros. Quizás, si hubiera utilizado el mismo escenario le sería mucho más sencillo el poder moverse. Observó como aquel pokemon contraatacaba nuevamente, comenzando a correr una vez más en dirección al pequeño. Si los ataques de agua no funcionaban, entonces probaría con un ataque cuerpo a cuerpo. – Utiliza tacleada contra él – Ordenó. El pequeño dudó por unos instantes, pero luego arremetió nuevamente en dirección a aquel pokemon.

No sabía cuánto daño le había causado al cuerpo del mismo, pero luego de que ambos pokemon colisionaran con sus cuerpos, el compañero del muchacho cayó rendido en el suelo. Había perdido, pero no podía culparle, había hecho lo mejor para poder complacer los vanos deseos de su entrenador. – Bien hecho pequeño… Te mereces un descanso – Le susurró luego de devolverlo a su respectiva pokeball, retirando sin perder mucho tiempo a su siguiente participante. Este sería Mimi, quien seguramente tenía un poder mucho mayor que aquel pequeño pokemon de agua y la misma, se posiciono en el campo de batalla en frente de aquel pokemon sin perder mucho tiempo. Guardaría lo mejor para el final, pero quizás le estaba entregando mucha responsabilidad a su pequeña, la misma tendría que pelear contra aquel pokemon y luego contra el restante. A ella aún le restaban 3  y a él, solo dos.



0/40 Pv.


40/40 Pv.

_________________


Ruby Shirayuki
Entrenador

Entrenador

Mensajes : 283
Fecha de inscripción : 26/05/2014
Edad : 29
Localización : En algún lugar junto a Sapphi

Volver arriba Ir abajo

Re: El agua es la única testigo. {Privado Sapphire}

Mensaje por @ Mr. Pokémon el Dom Jun 22, 2014 7:24 pm

El miembro 'Ruby Shirayuki' ha efectuado la acción siguiente: Dados

'Batalla' :

@ Mr. Pokémon
Admin

Mensajes : 27310
Fecha de inscripción : 03/07/2013

http://pokemon-ks.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: El agua es la única testigo. {Privado Sapphire}

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 3:46 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.